Política

Estamos ante una presidencia sin agenda, sin respaldo popular ni gobernabilidad, digna de un aprendiz atado a su mentor. El desempeño legislativo fue pobre y el manejo del gabinete, errático.